Economía circular & Diseño Textil con Celulosa Bacteriana

Celulosa Bacteriana cultivada para el proyecto

Este proyecto pretende poner en práctica un modelo de economía circular y autosuficiencia que a partir de los residuos orgánicos de producción local cree elementos biocompostables de uso en ese mismo entorno y que una vez utilizados puedan reintroducirse en el ciclo.

Para conseguir lo anterior, se han previsto tres líneas de actuación: 1) estudio de campo, 2) síntesis del material, y 3) producción de elementos de consumo sostenible.

 

En primer lugar, se está llevando a cabo una exhaustiva investigación acerca de la disponibilidad y disposición de los agentes del entorno de nuestra Escuela (1), tanto para proporcionar material orgánico de desecho como para recibir y disponer al público los elementos fabricados.

La ubicación inmejorable de nuestra Escuela nos permite ser percibidos como un agente totalmente involucrado en el desarrollo de esta propuesta para Lavapiés. Los agentes locales, de momento agrupados en: cafeterías, restaurantes, fruterías y mercados, así como grupos feministas, asociaciones culturales y vecinales; se han mostrado en anteriores ocasiones dispuestos a colaborar en iniciativas similares y el estado actual de las conversaciones es igualmente positivo. A todo lo anterior se suma el interés suscitado en la posibilidad de emplear el biomaterial para crear productos individuales de un solo uso en el actual contexto causado por la COVID-19.

 

En segundo lugar, se está realizando la investigación y el cultivo de un biomaterial generado a partir de los excedentes orgánicos (2) que se recuperarán en la producción de Lavapiés. Esta celulosa bacteriana (3) es un material biocompatible, biocompostable, no tóxico y no alérgico, sintetizado por microorganismos en un proceso natural que en las condiciones óptimas que se están determinando proporciona un producto muy similar a la celulosa de origen vegetal y con aplicaciones también muy similares.

Celulosa Bacteriana recién cultivada, por @s.urenalab
Celulosa Bacteriana recién cultivada, por @s.urenalab

 

Por último, se estudiarán las aplicaciones del material desde un doble punto de vista, tanto por las posibilidades que ofrece el propio material tanto como su orientación a satisfacer los usos requeridos por la variada comunidad que conforma el particular y moderno barrio de Lavapiés. Estas aplicaciones pueden ir desde textiles (4), como sustituto de cuero animal, hasta envoltorios y packaging biodegradable (5).

 

Este ambicioso proyecto explora la intersección entre diseño, biología, química, tecnología, ciencia de materiales, artesanía, comunidad y autosuficiencia. Por todo lo anterior, se encuadra perfectamente dentro del panorama de iniciativas como FABCity (6).

 

Una oportunidad como está permitirá llevar a cabo este proyecto beneficioso para la comunidad local, para la proyección de nuestra Escuela en su entorno más cercano y para establecer futuras líneas de investigación y trabajo.

 

¿Por qué celulosa bacteriana?

1. La celulosa bacteriana es uno de los polímeros naturales renovables más prometedores para su uso en una amplia gama de aplicaciones, dada la accesibilidad y facilidad con la que se puede cultivar. Esto lo hace muy adecuado para su investigación con las herramientas y recursos que se tienen disponibles para este proyecto.

2. Trabajar con materia viva como la celulosa bacteriana requiere cuidado, trabajo manual y un compromiso, no solo con el ambiente de cultivo si no con el material mismo; se requiere de cierto mantenimiento y condiciones tanto para que pueda multiplicarse, como para su posterior aprovechamiento.  Su producción se aproxima desde una “metodología empírica” y artesanal con el fin de entender no solo el resultado, sino también el proceso. Por ello, este proyecto se puede nutrir enormemente del método prueba y error necesario para su cultivo.

3. El crecimiento y la transformación de la celulosa bacteriana requiere de unos conocimientos asociados con su producción y fabricación que se comparten con frecuencia en línea libremente. Además, es por proximidad social como se obtiene una primera cepa madre de SCOBY (7) (del inglés: Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast ).

Se están impulsando líneas de investigación compartidas por open source” (8) a nivel global y local. Tanto de grupos aficionados y “biohackers”, como de científicos y biólogos ilusionados por su potencial médico. Llegándose a resultados y aplicaciones distintas de las que se nutre toda la comunidad. Permitiendo imaginar un ejemplo de colaboración entre especies. En definitiva, su investigación y cultivo es una actividad muy social y colaborativa, lo que coincide plenamente con el objetivo de esta convocatoria.

4. Las aplicaciones de este material son muy prometedoras. No solo vistas desde la perspectiva de ofrecer un papel importante dentro de la economía circular a nivel local. También desde un enfoque industrial más global.

 

Chaquetas de celulosa bacteriana diseñadas por Suzanne Lee
Chaquetas de celulosa bacteriana diseñadas por Suzanne Lee

Timeline